28 semanas después

Por: Alberto Muiz En: Cine|Críticas

30 jun 2007

28semanasdespuésPoco debía pensar Juan Carlos Fresnadillo, que allá por el 2001 dirigiese Intacto, que su película iba a gustarle tanto a Danny Boyle como para recomendarle en la búsqueda de un nuevo director para 28 semanas después, tras que el éxito de la primera parte, 28 días después, les impulsase a continuar la historia del “virus de la ira”.

No resulta fácil contar la trama sin “destriparla” (atención al brillante doble sentido empleado), pero esta secuela viene a tratar el asunto de la “repoblación” de Londres, ayudados por la infraestructura del ejército USAmericano, meses después del brote del famoso virus. Así, seguimos la historia de Don (Robert Carlyle), que, tras haber perdido a su mujer Alice (Catherine McCormack) en un ataque de los infectados, espera a sus hijos, Andy (Mackintosh Muggleton) y Tammy (Imogen Poots). Eso sí, como tiene que pasar, algo no irá según los planes, y volveremos a tener a los infectados sembrando el pánico por la pérfida Albión.

Fresnadillo hereda el estilo de filmación que tenía la original de Danny Boyle. Eso se traduce en muchísimo grano, desenfocado continuo de la imagen, sobreexposiciones salvajes, un montaje a velocidad tal que los vídeos de la MTV parecen un episodio de Los vigilantes de la playa, y mucho, muchísimo movimiento de cámara, que hace pensar si el operador de cámara no será el que traía el virus.

A pesar de la locura que transmite a nivel técnico, junto con una de las pistas de sonido más brutales que yo he oído en un cine, hay que reconocer que logra su cometido: imágenes de continuo impacto, una tensión que raya a nivel altísimo, y casi 100 minutos de un tremendo frenesí, que dudo que dejen indiferente a nadie que disponga de sus cinco sentidos “intactos” (otro gran juego de palabras aquí).

Es cierto que a veces el guión flaquea, en el sentido de que, a pesar de que el comportamiento de los personajes es bastante lógico, da la impresión de que, en búsqueda del final deseado, se ha sacrificado la credibilidad de muchos de sus pasajes (en concreto, el “encuentro” final), si bien la peli apenas deja respiro para preocuparse de esos detalles.

Las actuaciones son correctas, aunque los planos se suceden de forma tan rauda que es prácticamente imposible fijarse en los detalles, y, de todas formas, tampoco es el cometido de 28 semanas después, que como entretenimiento raya a un alto nivel, y dudo yo que alguien salga defraudado, si sabe lo que va a ver. Aunque en muchas ocasiones, más que ver lo que pasa, haya que intuirlo.

Valoración: buena.

También puedes leer:


3 Responses to 28 semanas después

Avatar

ksr

julio 1st, 2007 at 23:24

1. El guion flaquea
-¿Como puede meterse el padre de los chicos protagonistas en un laboratorio de alta seguridad? ¿por qué la supuesta portadora del virus no disponía de vigilancia?
-¿Como logra entrar el “padre zombi” en el area de contención que el ejército había habilitado para proteger a los ciudadanos en situación de “código rojo”?
-¿Cómo logra la madre de los protagonistas sobrevivir contra un centenar de asesinos dispuestos a matarla a mordiscos?

2. La cámara se mueve mucho y mal.

3. La música es la misma que en la primera, cansa.

4. La escena del principio, el gancho, la idea de que un tipo deje tirado a su mujer por miedo a que le coman unos zombis, es interesante, pero no da para un largometraje, por eso el resto es repetitivo y defectuoso. Desde mi punto de vista.

ksr.

Avatar

Loberto

julio 2nd, 2007 at 9:53

OJO. SPOILERS A CONTINUACIÓN.

1. Está claro que el guión hace aguas en muchos puntos, como los que usted menciona; en concreto, todos los que tienen que ver con “el padre zombie”. Todos esos puntos negros van dirigidos a que al final haya el enfrentamiento deseado entre padre e hijos. Por ejemplo, ¿cómo es capaz de tener el raciocinio suficiente para usar su tarjeta de seguridad una vez infectado, y seguir a los huidos con absoluto sigilo?

2. Cierto, pero está ideado de esa manera, para conseguir sensación de inquietud, y sin que sirva de precedente, yo creo que lo logra, a pesar de que ese estilo de rodaje no me gusta en especial.

3. Bueno, yo apenas fui capaz de distinguirla entre el estruendo de los efectos sonoros, y los comedores de palomitas de la fila de detrás, pero sí que no parecía gran cosa.

4. Como usted bien dice, es una escena que sirve de enlace entre la primera parte y esta segunda, además de desatar el conflicto. Pero luego la trama va por otros derroteros, en plan persecución y sálvese quien pueda.

Avatar

jj

julio 7th, 2007 at 12:56

Lastima de pelicula, de los 8 gatos que habia 3 de ellos se fueron a poco mas del principio y nosotros estuvimos a punto, la primera es un excelente ejemplo de buena pelicula de miedo, sin tener que recurrir a monos esquizofrenicos para que muevan las camaras a lo loco ni a musica estridente todo el tiempo sin que ocurra nada que es lo que ocurrio en la segunda, vomitiva la camara moviendose todo el tiempo sin sentido, como muchas otras cosas e incluso parte del guion que rozaba lo idiota…

Comment Form

24 Fotogramas es un blog sobre cine, películas y series de televisión. Pertenecemos al anillo Minoic.net

Archivos