El increíble Hulk

Por: Alberto Muiz En: Cine|Críticas

16 jun 2008

elincreiblehulkEs curioso, pero parece que ha tenido que entrar Marvel a producir para empezar a ver versiones cinematográficas algo más decentes de sus superhéroes clásicos. La cosa empezó con Iron Man, sigue con El increíble Hulk, e incluso están planeadas adaptaciones de otros personajes como Luke Cage, el Doctor Extraño, el Capitán América, e incluso de Los Vengadores al completo.

Bruce Banner (Edward Norton) se encuentra en Brasil, intentando evadir la búsqueda del General Ross (William Hurt), a la vez que busca la cura definitiva para poder liberarse por fin de la maldición de convertirse en Hulk, un ser con una fuerza tan inimaginable como su furia. Para ello necesitará acceder a los datos del experimento que le transformó, que están en posesión de su ex-novia Betty Ross (Liv Tyler), aunque eso signifique enfrentarse con Emil Blonsky (Tim Roth), un militar ruso dispuesto a todo para dar caza a Banner, incluyendo el convertirse en un monstruo peor.

Afortunadamente, esta nueva versión de la historia del gigante esmeralda sigue las pautas de la anteriormente mencionada película del Hombre de Hierro, y que básicamente consiste en reducir al mínimo los problemas existenciales de los personajes para centrarse en el espectáculo puro y duro. Ni que decir tiene que no existe referencia alguna a la versión dirigida por Ang Lee (suspiro de alivio), ni es una secuela, sino un “nuevo origen”, como el Batman de Nolan.

El guión no es su punto fuerte, evidentemente, ya que Hulk viene a ser una especie de armario empotrado, si bien es posible que la capacidad de raciocinio del armario sea notablemente mayor. Sus intervenciones suelen limitarse a destrozar lo que pilla y a soltar varios rugidos (?) que parecen sacados de King Kong, con la que guarda más de una similitud.

Aparte del habitual cameo de Stan Lee (posiblemente este sea uno de los más ingeniosos que ha hecho), hay varios guiños que los aficionados a Marvel podrán distinguir (memorandos de Nick Furia, armamento de Industrias Stark, referencias al suero del Supersoldado… e incluso la aparición de Lou Ferrigno y de la melodía de la serie de televisión), además de una aparición sobre la que mucho se ha rumoreado y que abre las puertas a futuras producciones (por si a alguien le quedaba alguna duda). Eso sí, en esta ocasión es anterior a los créditos, así que ya no hace falta enfadar a la gente que limpia la sala.

Los efectos lucen realmente bien, con un Hulk de color más oscuro, más expresivo, y un enemigo a la altura, como es La Abominación (cualquier parecido con el cómic original es pura coincidencia). Sin embargo, Letterier no es capaz de sustraerse del todo a esa forma actual de rodar las peleas, y el enfrentamiento final a veces resulta confuso, con lo que no se sabe bien si están luchando o bailando el chiki-chiki.

El reparto no brilla excesivamente porque, siendo honestos, poco hay que interpretar: William Hurt frunce el ceño, Edward Norton pone cara de buena persona, y Liv Tyler está ahí porque hace bonito. Lo de Tim Roth es caso aparte, ya que resulta extraño ver a un militar condecorado caminando como un auténtico macarra, supongo que para parecer más malvado, o porque sigue pensando en El Planeta de los Simios.

Aún así, y a pesar de algunas escenas que podrían haberse recortado para aligerar el metraje, El Increíble Hulk cumple su función de entretener meritoriamente, a pesar de algunos fallos clamorosos en el doblaje (cambiar el típico “Hulk aplasta” o similares por “el golpe de Hulk” causa auténtico estupor). Eso sí, cuidado con superar las 200 pulsaciones.

Valoración: regular.

También puedes leer:


Comment Form

24 Fotogramas es un blog sobre cine, películas y series de televisión. Pertenecemos al anillo Minoic.net

Archivos