La niebla de Stephen King

Por: Alberto Muiz En: Cine|Críticas

13 jun 2008

lanieblaNo llevo la cuenta de la cantidad de adaptaciones que se han hecho de los relatos de Stephen King, pero deben constituir un número verdaderamente apreciable. A este ritmo, me imagino que dentro de no mucho tiempo, acabarán usando lo que escriba en sus e-mails personales o en sus cheques para conseguir inspiración.

La Niebla cuenta cómo David Drayton (Thomas Jane) junto con su hijo pequeño Billy (Nathan Gamble) han de unir fuerzas con el resto de compradores de un supermercado local en el que se ven encerrados debido a una extraña niebla que parece haber invadido el pueblo entero. Lo realmente terrible, sin embargo, es que parece haber algo en esa niebla capaz de acabar con la vida del que se atreva a adentrarse en ella.

La película intenta jugar con dos amenazas: una es externa, y consiste en las criaturas que esperan fuera para acabar con los sufridos ciudadanos. La otra es interna, y se basa en la división entre dos grupos claramente diferenciados: los que siguen a David, más prácticos y cerebrales; y los que siguen a la sra. Carmody (Marcia Gay Harden), una fanática religiosa que cree que el Apocalipsis ha llegado, y sólo puede resolverse aplacando la sed de sangre divina con sacrificios humanos.

El problema es que Darabont, no sé yo si intentando compensar ambas tramas, evita que se genere suficiente tensión en cada una, ya que se interrumpen continuamente. Además, la evolución de los hechos a veces resulta algo ridícula: al principio, todo el pueblo odia a Carmody; después el prota se echa una cabezadita, y al despertar se encuentra con que todos quieren irse a Waco.

Otro punto que no está a la altura esperable son los efectos visuales. Lucen bien entre la niebla, sí, pero a plena luz “se les nota el cartón”, aunque parece que esto también entraba dentro de los planes del director, interesado en darle un aspecto más cercano a la serie B que a una superproducción.

Los actores varían entre lo decente a lo horrible (ay, ese Thomas Jane), pero hay que hacer un punto y aparte para Marcia Gay Harden. Su personaje es auténticamente infame, y yo no sé hasta qué punto ella lo ha hecho peor, pero es posible que sólo Jar Jar Binks haya aunado más deseos en una sala de cine de verle perecer de la forma más horripilante posible.

Con todo, La Niebla de Stephen King juega sobre un valor seguro que siempre suele dar buenos resultados. Ya sea la oscuridad, el fondo del mar o como en este caso, una densa niebla, la incapacidad de ver más allá de nuestras propias narices es sin duda un temor primigenio que estimula la imaginación y que, en buenas manos, es más efectivo que cualquier monstruo que puedan mostrar en pantalla. Lástima que Darabont se haya perdido un poco ante la falta de visibilidad.

Valoración: regular.

También puedes leer:


1 Response to La niebla de Stephen King

Avatar

tamu

junio 14th, 2008 at 22:51

jeje os acordais de la niebla de un especial halloween de los simpsons que les volvia la piel del revés? eso hubiera estado mejor…

Comment Form

24 Fotogramas es un blog sobre cine, películas y series de televisión. Pertenecemos al anillo Minoic.net

Archivos